Cuando una persona con un sobrepeso marcado (más de 5 kg) acude a nuestro centro de entrenamiento personal y dietética y dice “tengo bastante sobrepeso, pero no sé por qué lo tengo, porque YO COMO BIEN” sé que tengo un duro trabajo por delante.

La persona con un gran sobrepeso que nos dice que no va a hacer dieta porque “come bien” sin duda está en un error, sino ¿por qué tendría ese sobrepeso?

Como lector quizás estés pensando que puede tener el sobrepeso porque le falta hacer ejercicio, le falta entrenar, y tienes parte de razón. Pero si de verdad comes bien sin hacer ejercicio puedes tener un peso adecuado aunque tu composición corporal y cualidades físicas no serán plenas por no entrenar.

¿Por qué entonces hay personas que nos dicen completamente convencidas que comen bien? ¿Porque nos quieren engañar? No, no es porque nos esté tratando de engañar sino porque realemente no son conscientes de lo que es comer bien y además no son capaces de valorar en conjunto todas sus acciones respecto a su dieta, cosa lógica ya que no todos somos nutricionistas.

¿QUÉ ES COMER BIEN?

Comer bien es comer los macronutrientes (proteínas, hidratos y grasas) que tu cuerpo necesita según tu: sexo, edad, ejercicio, actividad física diaria, peso, cantidad de masa muscular, enfermedades, medicación, etc. con el número de calorías que tu cuerpo necesita según tengamos de objetivo: menos calorías de las que gastamos si queremos perder peso; las mismas que gastamos para mantenerlo; más calorías de las que gastamos para ganar peso.

NO COMER BIEN ES:

de lunes a viernes comes de forma equilibrada y el fin de semana romper esos buenos hábitos comiéndo comida basura, tomando alcohol, tomando pasteles, etc.

dejar de comer grasas, “porque son malas”. ¡FALSO! Las grasas son tan necesarias como las proteínas e hidratos: del total de calorías que tomamos el 15% debe ser proteínas, un 60% de hidratos de carbono y el 25% restante deben ser grasas buenas: polisaturas e insaturadas y evitando las hidrogenadas de los pasteles o comida procesada. Las saturadas pueden llegar hasta un 10% .

-comer menos calorias de las que necesitamos si queremos gamar peso o musculo o comer más calorías de laa que gastamos cuando queremos perder peso o grasa

comer verduras inundadas en aceite: cada comida tiene un sabor y es comun que cuando hacemos verduras tratemos de “camuflar” su sabor echándole más aceite de la cuenta… En algunos casos le echamos tanta cantidad de aceite que a nivel calórico puede ser equiparable a un “filete con patatas”.

añadir ensalada a todas nuestras comidas para “dignificar” el resto de alimentos que consumimos: las ensaladas son muy buenas, tienen fibra, hidratos lentos y muchas vitaminas y minerales. Pero ello no hará que si el primer plato que has tomado eran huevos con patatas fritas y chistorras sea menos calórico por haber tomado la saludable ensalada como complemento.

comer saludablemente pero en grandes cantidades: si sabemos de verdad comer bien y tenemos sobrepeso no podemos comer más calorías de las que vamos a gastar ya que sino seguiremos engordando. No existen alimentos que te hagan perder peso, no es cierto, sino prueba a comer todos los dias 4 kg de lechuga y verás como ganas peso. Hay que comer menos calorías de las que gastamos para perder peso y que además estas sean saludables para la salud.

ENTONCES, ¿TENGO QUE HACER DIETA?

La palabra dieta tiene connotaciones sociales negativas, ya que suele ser cuando nos eliminan alimentos que nos gustan y nos obligamos a comer comidas sin sabor, repetitivas y que nos hacen que podamos “socializar menos” (recordemos que solemos relacionarnos en torno a una mesa). Por eso me gusta llamarla “menú”, ya que al fin y al cabo es una forma de saber cada día que debes comer.

Pero una dieta/menú no tiene por qué ser así: una dieta equilibrada, dónde comamos de todo de forma organizada y con las cantidades que necesitamos. Comiendo de “todo” pero de forma organizada y con mezclas de alimentos correctas, huyendo del azúcar y grasas malas. No tiene por qué ser una dieta donde pases hambre o en la que te “aburras”. Además, es viable tener una comida semanal en la que metamos algún alimento considerado “malo” para calmar nuestras ansias de por ejemplo, azúcar, sin tener miedo a engordar o a enfermar por ello.

Además una dieta/menú nos ayudará a ahorrar dinero: piensa que ir a comprar la comida para una dieta supondrá que no tendrás que ir a comprar cosas que no están en la lista, por lo que, no acabarás comprando cosas que no necesitas y que además son malas para tu salud.

Estamos encatad@s de ayudarte con tu dieta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies