En nuestro centro de entrenamiento personal y nutrición de El Puerto de Santa María siempre partimos de la siguiente base:

Diferencia de volumen entre 1 kilo de grasa (izquierda) y 1 kilo de músculo (derecha)
  • A) EL PESO POR SI SOLO, NO “VALE PARA NADA” (sin tener en cuenta el porcentaje de grasa, porcentaje de masa muscular, el metabolismo, el porcentaje de agua, el peso óseo, etc.) ES UN DATO INCOMPLETO Y POCO ÚTIL, es decir puede darse el caso de que haya dos personas con el mismo peso y la misma altura pero físicamente sean completamente diferente:
Misma altura y peso, distinta apariencia por la diferente composición corporal

B) VERDADES INMUTABLES:

  • si como las mismas calorías que gasto = mantengo mi peso;
  • si como más calorías de las que gasto = SUBO de peso;
  • si como menos calorias de la que gasto = PIERDO peso

YA SABÍA ESTO, AÚN ASÍ, “HAGO DIETA” Y DEPORTE HABITUALMENTE, ¿POR QUÉ NO ADELGAZO?

Los factores que pueden hacer que no pierdas el peso deseado a pesar de entrenar o hacer deporte y además acompañándolo de dieta son:

  1. Factores hormonales o medicamentosos:
  2. El tiroides: ¿qué sería de nuestras excusas sin este comodín? “yo es que creo que tengo tiróides, por eso no pierdo peso”, esta frase la oímos costantemente. Pero la realidad es que solo un 10% de la población tiene problemas de tiroides que pueden ser hipotiroidismo (tendencia a engordar) o hipertiroidismo (tendencia a perder peso). Las personas que tienen hipotiroidismo pueden tener problemas para perder peso pero no significa que les sea imposible o que ese sobrepeso sea debido exclusivamente a un fallo de funcionamiento de esta hormona. Influye en la pérdida de peso pero no lo imposibilita siempre que esté controlado
  3. Medicación: medicamentos como los corticoides, medicamentos antidepresivos, betabloqueantes, etc. promueven el aumento de peso mediante retención de líquidos, aumento del apetito, ralentización de ciertas funciones orgánicas que hacen que metabolicamente seamos menos eficaces (que gastemos menos calorías). Influyen, pero no son determinantes
  4. El estrés: aunque su función puede ser positiva en nuestra sociedad suele ser algo negativo. Se libera por una parte y glucosa para que la persona pueda actuar con más rapidez por lo que gastará más calorías y por otra parte cortisol que hace que se “consuman” nuestra musculatura como energía. Si la persona gestiona este estrés estando en movimiento logrará contrarrestar un poco su efecto pero si lo sufrimos desde el sedentarismo aumentaremos sus efectos negativos. ¿Cuáles son? La tendencia a acumular grasa en la zona abdominal mientras reduce el % de masa muscular. ¿Conoces a alguna persona estresada que esté en forma?
  5. No entreno lo suficiente: no exploto mi cuerpo lo necesario como para que este sufra adaptaciones físicas. ¿Por qué? Porque son pocos los dias que entreno, porque no rindo lo suficiente los días que entreno, porque tengo capacidad física para un entrenamiento más intenso, porque lo que gasto no es suficiente para lo que como, etc.
  6. Solo hago aeróbico o solo hago anaeróbico: todo entrenamiento debe incluir ejercicios anaeróbicos (fuerza, levantamiento de peso, electroestimulación) y aeróbicos (correr, bicicleta, andar rápido, electroestimulación) . Sea cuál sea tu caso ambos deben estar presentes
  7. Sobreentrenamiento: no nos hemos equivocado, entrenar en exceso también puede ser contraproducente. El sobreentrenamiento o entrenar más de lo que tu cuerpo pueda aceptar ralentiza el metabolismo entre otros problemas.
  8. Comer muy poco y entrenar demasiado: seguimos sin volvernos locos. Imagina que ganas 2000 euros al mes pero tienes 4000 euros de gastos. Estarías gastando mucho más de lo que puedes permitirte por lo que trataría de ahorrar… Extrapolado al caso: si comes demasiado poco para las calorías que gastas tu cuerpo tenderá a economizar reduciendo el gasto calórico metabólico y economizando cuando haces deporte.

C) LOS FINES DE SEMANA NO CUENTAN…¿¿¿¿¿QUÉ NO?????

Nos encanta esta imagen: Consumo calórico de lunes a viernes vs fines de semana

Aunque dedicaremos a este tema una entrada en exclusiva, intentaremos ser concisos: imaginemos que en tu caso, para el entrenamiento que realizas y para tu metabolismo es necesario que consumas 2500 calorías para mantener el peso que tienes, 3000 calorías o más para engordar y 2000 calorías para perder peso…

Te pones manos a ello y de lunes a viernes te pones estrict@ y comes 2000 calorías al día… Pero llega el sábado y el domingo y piensas “un día es un día, además entre semana me he cuidado, ¿por qué no pasarse un poco?”

Entonces vas y te comes cada uno de los 2 días del finde 3500 calorías aunque creas que “no es para tanto”… porque te has tomado 3 cervecitas, el domingo por la tarde te tomaste una copa, además fuiste al cumpleaño de la hija de tu vecina y para no quedar mal comiste tarta, tu pareja pidió pizza y como no querías cocinas cogiste un par trozitos pequeños y viendo la peli que tantas ganas tenías de ver te tomaste un paquetillo de pipas…

Entonces, sin darte cuenta, cometiendo alguno de esos excesos sin darte cuenta has pasado de consumir 2000 a consumir 3500 calorías y resulta esos dos días se han cargado tooooooooda la semana:

2000 calorías x 5 (de lunes a viernes) = 10.000 calorías

3500 calorías x 2 (sabado y domingo) = 7000 calorías

Total= 17.000 calorías : 7 (días de la semana) = 2428 calorías de media al día… Osea, has llegado a tomar calorías suficientes para engordar... suerte que entrenas y eso te hace mantener al menos el peso

Pero claro, un día es un día… ¿o no?

¿Te sientes identificad@? Podemos ayudarte. Llámanos al 663816535

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies